• Categorías

Guadalupe, el hogar de la Sagrada Familia

Guadalupe, el hogar de la Sagrada Familia

Padre James Phalan, C.S.C.

No es casualidad que dos grandes fiestas marianas caigan en medio del Adviento: la solemnidad de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre, y la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, el 12 de diciembre. Nos hacen sentir más profundamente el calor, el misterio y el poder de la temporada. A medida que nos acercamos al 12 de diciembre, volvamos nuestra atención a Nuestra Señora de Guadalupe. Recordando el nacimiento de Cristo en Belén, ella vino buscando un hogar donde pudiera permanecer entre nosotros con su Hijo que llevaba en su vientre. Ella invitó a las familias que aún no conocían a Cristo a formar parte de su Sagrada Familia, y, al hacerlo, curó las heridas de la división.

¿Conoces la historia? En 1519, Hernán Cortés desembarcó en las costas orientales de México con un barco cargado de hombres y procedió, durante los dos años siguientes, a conquistar el enorme y poderoso Imperio Azteca con un pequeño grupo de hombres. Al mismo tiempo, los aztecas no sabían cómo reaccionar ante estos extraños, ya que los presagios y sus propias enseñanzas religiosas habían predicho el inminente fin de su reino, que se precipitaría con el regreso de un mítico salvador blanco, Quetzalcóatl. ¿Fue Cortés un precursor o, tal vez, el propio Quetzalcóatl?

En 1521 cayó la gran capital azteca, Tenochtitlan (actual Ciudad de México). Los aztecas derrotados pronto descubrieron que Cortés y su ejército mercenario no eran los salvadores blancos. Sus dioses les habían abandonado. Sin embargo, pocos mexicanos se convertían al cristianismo. También vinieron frailes sinceros y santos a compartir la Buena Nueva de Cristo. Sin embargo, aunque la religión mesoamericana tenía algunos aspectos hermosos sobre los que podrían haber establecido su predicación, la práctica generalizada de los sacrificios humanos por parte de los aztecas era horrorosa y hacía que todas las religiones nativas les parecieran diabólicas. No habían encontrado la manera de predicar la Buena Nueva y hacían pocas incursiones.

Después de diez años de conquista, la brecha cultural se agravó hasta alcanzar proporciones peligrosas. Los españoles estaban divididos entre sí. La población nativa, mucho más numerosa, estaba a punto de estallar. Si eso ocurría, las fuerzas españolas no resistirían un gran levantamiento, por lo que se produciría un baño de sangre y una guerra total. ¿Quién iba a imaginar que la Virgen entraría en la situación, llevando la Luz al Nuevo Mundo?

El sábado 9 de diciembre de 1531, Juan Diego, un hombre de mediana edad, uno de los pocos nativos mexicanos que había abrazado la fe cristiana, se dirigía a la ciudad para ir a misa y recibir educación religiosa. Mientras caminaba cerca de lo que había sido un antiguo templo de la diosa considerada la madre de los dioses, se le apareció la verdadera Madre del verdadero Dios. Ella le habló en un lenguaje entrañable: «Juan Dieguito, quiero que vayas a decirle al Obispo que quiero que se construya aquí una casita en la que pueda mostrar mi Amor a mis hijos». Luego siguieron una serie de apariciones, visitas al Obispo franciscano de la Ciudad de México, Juan de Zumárraga, y otros eventos registrados en el bello texto náhuatl el Nican Mopohua (https:adayton.edu/imri/mary/n/nican-mopohua.php)  

El 12 de diciembre, la Virgen envió a Juan Diego al Obispo con la señal que se le había pedido. Al llegar al despacho del Obispo, Juan Diego abrió su «tilma», el poncho que usaban los campesinos de la época, liberando una abundancia de rosas españolas (una variedad que el Obispo reconocería), y revelando la imagen de la Señora que Juan Diego había visto, impresa en la tela. Después de casi quinientos años, esa tilma con su imagen sigue expuesta para que todos la veneren. La vida normal de la fibra de cáñamo de este tipo de tilma suele ser de 30 o 40 años. La imagen en sí ha sido estudiada cuidadosa y repetidamente. Los científicos no han podido determinar de qué está compuesta y cómo permanece en la tilma. No está pintada. Es, efectivamente, una especie de foto de la Señora que Juan Diego había visto.

Toda la historia muestra un tipo de revelación divina asombrosa que se entiende a través de una comunicación simbólica que los mexicanos de la época habrían comprendido. Por sus vestimentas habrían reconocido enseguida que la Señora estaba embarazada. Ella, la Madre de Dios, llevaba en su seno al Salvador que esperaban.

Se evitó un baño de sangre. ¡La Luz del Mundo se reveló al Nuevo Mundo! De una situación aparentemente irresoluble, incluso mortal, nació algo totalmente nuevo. En los diez años siguientes se bautizaron aproximadamente 9 millones de mexicanos. Nuestra Señora de Guadalupe ha contribuido a sellar la fe cristiana en la médula de los huesos de los mexicanos, mientras que la devoción a la Santísima Virgen ayudó a forjar nuevas culturas cristianas en toda América. Todo comenzó con un encuentro maternal y afectuoso entre la Santa Madre y uno de sus hijos.

Asi como el Verbo nació de María en Belén, ella estableció su hogar en América para llevarlo a las familias que aún no habían oído hablar de Él. Vivimos entre muchas familias que parecen olvidarse de Él. Durante este Adviento, nos dirigimos a Nuestra Señora de Guadalupe, que siempre desea traer a su Hijo a nuestros hogares, para curar las heridas de la división, para fortalecer a las familias y para obrar algo nuevo e inesperado. Ven, Señor Jesús. Nuestra Señora de Guadalupe, ruega por nosotros.

Ven Señor Jesús.

Nuestra Señora de Guadalupe, ruega por nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *