• Categorías

Asistiendo a la Escuela de María

En su escrito, La Verdadera Devoción a María, San Luis de Montfort destaca diez virtudes dignas de imitar de la Virgen.  Algunas virtudes ya las podemos reconocer en nosotros mismos; otras pueden ofrecer una oportunidad para crecer en la conciencia personal mientras trabajamos hacia la santidad. Considere maneras en que usted y su familia pueden integrar estos principios vitales en su vida diaria.

 Humildad profunda. ¿Puede haber una criatura más humilde que María, la Madre de Dios? Fiel en la oración y en la práctica de su fe, el «Hágase en mí según tu Palabra» de María, ofrece un ejemplo de humildad. para todo cristiano que quiera responder humildemente a la voluntad de Dios.
  • Fe viva. La fe de María, evidente en su Magníficat, ejemplifica cómo abandonarnos a un Dios confiable y amoroso.

  • Obediencia ciega. El «sí» de María no provenía del miedo, sino de un amor asombroso. Ella podía obedecer ciegamente porque conocía las promesas y la fidelidad de Dios. Ella oró, permaneció cerca y evitó cualquier cosa que la pudiera separar de Él.

Oración incesante. San Pablo habla de la llamada de cada cristiano a una vida de oración incesante (1 Tesalonicenses 5:17). No es que nos pasemos de la mañana a la noche de rodillas recitando el Padrenuestro, sino que Jesús, su obra salvadora en la Cruz y la efusión de amor misericordioso, estén siempre en nuestro corazón. Nuestro comportamiento en cada momento debe partir de recordar quiénes somos en Él y tener su nombre siempre en nuestros labios.

  • Abnegación constante. Durante las apariciones de María, tanto en Lourdes como en Fátima, ella alentó no sólo la práctica de la oración, sino también la del sacrificio y la penitencia. La auto negación dirige nuestros pensamientos hacia fuera y hacia arriba, hacia Dios y lejos de nosotros mismos.

  • Superación de la pureza. María es un modelo de pureza de cuerpo y de intención. Nada contaminó sus pensamientos o acciones, porque ella unió cada uno de ellos con Dios. Los corazones manchados por el pecado pueden ser restablecidos a través del sacramento de la Reconciliación.

  • Amor ardiente. ¿Quién podría aceptar el nombramiento de ser la madre de todos los hijos de Dios si no es alguien que abunda en el amor ardiente? Inquebrantable en su devoción a Nuestro Señor, María acude en ayuda de todos los que se acercan, sobre todo de los que están unidos a ella a través del Rosario.

  • Paciencia heroica. La paciencia es la capacidad de sufrir, sin quejarse ni perder la esperanza o la alegría, en aras de la perfección o la santidad. Las Escrituras demuestran cómo la vida de María ofreció muchas oportunidades para practicar la paciencia heroica: esperar la respuesta de José a la noticia de la Encarnación, viajando a Belén, huyendo a Egipto, y esperando la espada que atravesaría su corazón, por nombrar algunas. Sin embargo, nunca la vemos vacilar en amor o fidelidad al plan de Dios de pura bondad para ella.

Bondad angélica. Nadie ejemplifica el mandato de amar al prójimo como a uno mismo, como María, esta virtud es fruto de una vida humilde, pura y fiel. La bondad angélica nos desafía a ser tenaces en nuestra vivencia de la fe católica, sin importar cuántos obstáculos sean (o lo importantes que sean).

Sabiduría celestial. Las palabras de María en Caná: » Hagan lo que Él les diga» (Juan 2:5), demuestran no sólo su profunda sabiduría, sino también cómo cada uno de nosotros puede poseerla también. María sabía, mejor que nadie, de dónde venía y a dónde quería ir. Dejó que su fe y su confianza en Dios guiaran todas sus acciones y nunca, ni por un momento, se desvió de su mentalidad celestial.

¿Cómo podemos obtener esos frutos de la fe? El Rosario proporciona a los fieles un medio para crecer en la virtud, como escribió el Papa San Juan Pablo II en Rosarium Virginis Mariae, «Con el Rosario, el pueblo cristiano logra que la escuela de María es aún más eficaz si se considera que su enseñanza nos ayuda a obtener los dones del Espíritu Santo, incluso cuando nos ofrece el ejemplo incomparable de su propia «peregrinación de fe».

El Padre Patrick Peyton, C.S.C. dijo de María: «María es mi fuerza; es mi espiritualidad; es mi paz; es mi oración; es mi pureza; es mi seguridad; es mi defensa, mi protección». En este mes de María, que encuentres tiempo para contemplar y crecer en la virtud asistiendo a la escuela de María, con el amado Rosario en la mano, mientras aprendes a integrar cada virtud en tu vida.


Por: Allison Gingras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *