El Rosario como Bendición

dolina-modlitwy-kays6zixh3w-unsplash

El Rosario como Bendición

Por Tina Mayeux

“Todo lo bueno y todo don perfecto viene de lo alto”. (Santiago 1:17)
Recibimos innumerables regalos de Dios en nuestras vidas, desde comida, ropa y techo, hasta
las gracias que nos da cada día. Cuando contamos nuestras bendiciones, ¿nos acordamos de
devolver a Dios la bendición y la adoración?


La oración de bendición y adoración es una de las cinco formas de oración designadas en el
Catecismo de la Iglesia Católica (bendición, petición, intercesión, acción de gracias y
alabanza), la forma en que adoramos a Dios o invocamos su gracia.


“La bendición expresa el movimiento básico de la oración cristiana: es un encuentro entre
Dios y el hombre. En la bendición, el don de Dios y acogida por parte del hombre se unen en
un diálogo recíproco.” (CIC 2626)


El Catecismo describe la oración de bendición como un “encuentro” entre Dios y el hombre.
¿Qué es un encuentro? La definición del diccionario de la palabra es un encuentro o
experiencia con otra persona. Como en una visita a un buen amigo, un encuentro es un
intercambio, un ir y venir entre dos personas. En el Rosario, tenemos un encuentro con Cristo
y con la Virgen, sobre todo al rezar el Padrenuestro y el Avemaría. Mientras nuestros dedos se
mueven sobre las cuentas del Rosario y nuestros labios recitan las palabras de estas oraciones,
escuchamos y respondemos a Jesús y a Nuestra Señora.


El encuentro supremo entre Dios y el hombre es la Encarnación, que es un matrimonio entre
la divinidad y la humanidad. El vientre de Nuestra Señora fue bellamente llamado “cámara
nupcial” en la Iglesia primitiva. El Padre Frank Sofie afirma: “Puesto que la Encarnación es EL
encuentro entre Dios y el hombre de manera preeminente, entonces el Rosario, en la medida
en que nos introduce en este misterio a través de la meditación, participa en la oración de
bendición, en este encuentro.”


El Rosario se compone no sólo de oración vocal, sino también mental, que nos introduce en
este misterio, según San Luis de Montfort en El secreto del Rosario. Santa Teresa de Ávila, la
gran reformadora carmelita y Doctora de la Iglesia, escribió extensamente sobre la oración
mental, definiéndola célebremente como “Nada más que un compartir íntimo entre amigos;
significa tomarse tiempo frecuentemente para estar a solas con Aquel que sabemos que nos
ama”. También dijo que en la oración lo importante es “No pensar mucho, sino amar mucho”.

El Rosario se compone no sólo de oración vocal, sino también mental, que nos introduce en
este misterio, según San Luis de Montfort en El secreto del Rosario. Santa Teresa de Ávila, la
gran reformadora carmelita y Doctora de la Iglesia, escribió extensamente sobre la oración
mental, definiéndola célebremente como “Nada más que un compartir íntimo entre amigos;
significa tomarse tiempo frecuentemente para estar a solas con Aquel que sabemos que nos
ama”. También dijo que en la oración lo importante es “No pensar mucho, sino amar mucho”.


En el comentario de Santa Teresa sobre el Padre Nuestro, nos recuerda que debemos pensar
en el “encuentro” con Cristo al orar el Padrenuestro. Cuando oramos el Rosario, nos situamos
en un encuentro con Jesús meditando los acontecimientos de su vida y de la vida de su
Santísima Madre. Le escuchamos y le respondemos en este “compartir íntimo entre amigos” y
le expresamos nuestro amor mientras permitimos que Él nos ame. No se trata de recitar sin
sentido una serie de oraciones. Es, más bien, una oración profundamente contemplativa, cuyo
objetivo es la adoración, o “bendición”, y la unión con Dios.


El Catecismo también afirma que la oración de bendición es nuestra respuesta a la bendición
que Dios concede:


“La oración de bendición es la respuesta del hombre a los dones de Dios: porque Dios
bendice, el corazón humano puede a su vez bendecir a Aquel que es la fuente de toda
bendición.” (CIC 2626)


Nuestro rezo del Santo Rosario, orante y sentido, puede ser una ofrenda recíproca a Jesús y a
María por los dones y bendiciones que nos conceden. El Padre Sofie dice: “En el Rosario
contemplamos la bendición definitiva de Dios hecho hombre, y a través del Rosario
devolvemos esta bendición meditándola en nuestros corazones.”


El Evangelio de San Lucas describe la respuesta de Nuestra Señora a los acontecimientos que
tenían lugar en torno a su Hijo Jesús: “María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su
corazón” (Lc 2, 19). Como María, guardamos los misterios del Rosario en nuestro corazón y
reflexionamos sobre ellos. Los meditamos para bendecir y adorar a Dios, para ser
transformados y hechos imagen de Cristo, que se hizo uno con nosotros. 

Feature One

Bien

Feature Two

excelente

1 comentario en “El Rosario como Bendición”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *